Especial: #NoSomosLosMismos

El olvido en cuarentena

Crossmedia Lab
Escrito por Crossmedia Lab

Por: Diana Ardila & John Ramírez

CrossmediaLab – Universidad Jorge Tadeo Lozano

Siempre nos dicen: “No dejes morir los recuerdos y no te olvides de dónde vienes”. Las personas que padecen Alzheimer muchas veces lo olvidan, otras, no. El olvido en cuarentena es un reportaje que demuestra que las vidas de estas personas son y siguen siendo importantes, además, explora las emociones que tienen las familias que viven con ese drama.

Alzheimer en medio de la contingencia

Para nadie es un secreto que estamos viviendo una situación nueva para todos. Esta “realidad” ha representado un cambio abrupto en nuestras vidas, tanto, que puso en juego la capacidad de adaptación que tenemos para afrontar acontecimientos adversos o negativos. La limitación de la movilidad, libertad o el miedo al contagio del coronavirus, son aspectos que pueden angustiarnos, y se trata de una reacción normal, el hecho de estar preocupados nos pone en alerta para tomar medidas de seguridad de forma activa.

Ahora bien, si a ese problema médico se le agrega una preocupación adicional, el resultado puede resultar complejo. Ese es el caso de los enfermos de Alzheimer, aquellos adultos mayores que padecen de la enfermedad en tiempos de cuarentena, que no pueden ver a sus parientes y solo tienen cuatro paredes para pasar el tiempo.

Esta es una enfermedad cerebral que ocasiona problemas relacionados con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. La enfermedad se hace más frecuente a medida que la población envejece, pero hay que tener en cuenta que no es una parte normal del envejecimiento, de esta manera, 6 de cada 10 personas mayores de 80 años pueden tener Alzheimer.

La destrucción y la muerte de las células nerviosas provocan fallas en la memoria, cambios en la personalidad, problemas para llevar a cabo las actividades diarias y otros síntomas de la enfermedad de Alzheimer”.

Beatriz Brunal, Psicóloga Clínica

El Alzheimer, con el tiempo, empeora. No tiene cura, progresa lentamente en tres etapas: temprana (leve), moderada (intermedia) y avanzada (severa). Se pueden retardar algunos de los síntomas, tales como la pérdida de la memoria, pero no hay tratamiento especializado para erradicar con dicha enfermedad. Las personas pueden no reconocer a sus familiares, pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir, pueden, incluso, llegar a olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello.

Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados.

Medlineplus, 2019

El aumento en el número de casos es cada vez más apresurado, esto hace que se requiera de cuidadores y de una red de soporte que se ocupe, además de los pacientes, de sus núcleos familiares, ya que, cuando se enferma un adulto mayor, tiende a enfermarse toda la familia, no literalmente, sino a nivel emocional.

La población mundial está envejeciendo y el crecimiento de personas que padecen esta enfermedad es más rápido en países en desarrollo, hecho que tiene un impacto social significativo y del cual nos debemos preocupar todos, generando conciencia en que las personas de la tercera edad no se pueden quedar en el olvido.

Conozca la historia de tres familias que conviven con el Alzheimer y han tenido que adaptarse en tiempos de cuarentena:

Graciela Acosta

Mamá de dos mujeres: Martha y Luz Stella, abuela de tres jóvenes: Juan David, piloto comercial; Margarita, arquitecta en formación; y Nicolás, comunicador y periodista en formación. Graciela es la base de esta familia que, con mucho esfuerzo y amor, tomaron la decisión de enviarla a un centro especial para el cuidado de adultos mayores bajo esta condición.

Graciela nació el 9 de mayo de 1940 en la ciudad de Bogotá, cumplió sus 80 en cuarentena, es la tercera de cuatro hermanos y la más consentida de la familia por ser la única mujer. Estudió en el Colegio Manuela Beltrán y, posteriormente, estudió en la Academia Remmington un secretariado bilingüe, así como Contaduría, que la llevó a manejar la contabilidad y la nómina del exterior en la Fuerza Aérea Colombiana. Años antes de empezar el siglo XXI, se pensionó.

Su vejez empezó dándole amor a sus nietos, recalcando siempre el tener buenos modales, comer correctamente, coger bien los cubiertos, no sorber o voltear el plato cuando tomaban sopa. Ella vivía en pro de sus nietos, pero nunca se supo que una enfermedad como el Alzheimer fuera a deteriorar esta vejez dedicada a su familia. Graciela empieza a padecer signos de Alzheimer hace más de diez años, y desde entonces, ella y su familia han luchado por contrarrestar un poco el avance de la enfermedad. Su familia decidió llevarla al Hogar Alcaparros, donde pueden cuidar mejor de ella.

Doña Sofía

Fue ama de casa toda su vida, logró sacar adelante a sus tres hijos que hoy viven en el exterior. Ha sido un persona culta que le gusta la lectura de diferentes grandes autores, su pasión es la lectura y le gusta mucho que le pinten las uñas y le arreglen el cabello.

La familiar que está pendiente de ella es su nuera Patricia Romero, viuda de su hijo, que murió hace 22 años. Patricia recalca que Sofía siempre fue una buena mujer y que la conoce hace muchísimos años, que está feliz de que esté en un hogar tan bueno como Alcaparros, en donde la cuidan muy bien.

El paso del Alzheimer en Sofía ha tenido sus tropiezos. Cuando recién empezó la enfermedad, decidieron contratar una enfermera a su cuidado, pensaron que esa era la decisión más sabia, pero Sofía se empezó a notar deteriorada y algo agresiva, su aspecto físico no era el mejor, parecía que esta enfermera no le daba el cuidado que ella necesitaba. Patricia cuenta que a Sofía nunca le gustó ver televisión, con esta enfermera, solo la veía sentada, callada y viendo televisión. Se tomó la decisión de buscar un hogar en donde pudieran encontrar mucho amor para ella.

Hoy en día, Sofía vive feliz en Alcaparros. Está alejada de su familia por la cuarentena y la comunicación por videollamada es algo complicada para ella, debido a su estado, pero para su familia es algo reconfortante verla bien y les parece sensato que no permitan visitas para prevenir contagios.

Manuel Castiblanco

Nació en junio del año 1929, está próximo a cumplir 91 años. Es enfermero de profesión, una persona noble y humilde que trabajó toda la vida en la Aerocivil, por ende, tiene muchísimas historias para contar sobre el aeropuerto El Dorado. A pesar de padecer de Alzheimer, sigue siendo una persona funcional y coherente en sus cosas, le encanta escuchar noticias y estar informado sobre lo que sucede en el mundo.

Simpatiza con las personas, ya que al estar informado de todo, puede hablar de cualquier tema, ya sea de política, economía, deportes y hasta entretenimiento. Su calidad de vida se vio un poco afectada por la artrosis que presenta en una rodilla, lo que le impide caminar con normalidad, ayudado de un caminador. Es pensionado hace muchos años y se separó de su esposa hace 16. Con su pensión decidió entrar a hacer parte de un hogar geriátrico, puesto que se cayó dos veces en la calle.

Sus hijas hablan de él como si aún, luego de tantos años, siguiera siendo su héroe. Están muy contentas de que esté bien cuidado en el Hogar Alcaparros, donde tiene enfermeras las 24 horas del día y le dan las comidas necesarias para su nutrición. Su cotidianidad se ha visto afectada por el tema de la Covid-19. La pandemia no le permite verse con su familia, pero a partir de la tecnología y de las redes sociales, se mantienen en contacto. Sus hijas se sienten tranquilas al saber que él está en buenas manos.

El baúl de los recuerdos

Este baúl fue diseñado para que los usuarios se introduzcan en la vida de algunos de los pacientes que hicieron parte de este reportaje, para así crear un espacio donde se pueda revivir la memoria de quienes día a día la van perdiendo. Aquí recopilamos más que fotografías, son momentos o instantes para recordar a los pacientes que padecen de Alzheimer. Aquí se refleja todo lo bonito que la vida trae, dejando a un lado, aunque sea por un momento, el hecho de no reconocer la realidad, para así construirla.

Podcast Olvido en Cuarentena

Capítulo 1

Primer episodio del podcast Olvido en Cuarentena. Diana Ardila y John Ramírez, como locutores y conductores del programa, hablarán con la administradora del Hogar Gerontológico Alcaparros, ubicado en el norte de la ciudad de Bogotá. Se tratan temas de interés social y familiar con respecto a las familias que tienen sus familiares en este hogar especializado en enfermedades como la demencia y el Alzheimer, a partir de la coyuntura por la Covid-19.

Capítulo 2

Los locutores Diana Ardila y John Ramírez hablan con Mábel Castiblanco, quien contará un poco de su vida en cuarentena teniendo a su padre en Hogar Alcaparros. También narrará una pequeña historia de cómo su papá vivió antes de contraer Alzheimer.

Capítulo 3

En esta edición los invitados son la familia Chemás Buitrago y Acosta Buitrago, parientes de la señora Graciela Acosta de Buitrago, que hace dos años vive en el Hogar Alcaparros, en el norte de la ciudad de Bogotá. Los locutores Diana Ardila y John Ramírez tendrán la oportunidad de charlar con ellos sobre el confinamiento y cómo los afecta directamente en las visitas a la señora Graciela, también contarán algunas anécdotas de la vida de Graciela antes del Alzheimer.

Sobre el autor

Crossmedia Lab

Crossmedia Lab

El CrossmediaLab del Departamento de Comunicación Social y Cinematografía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano es un laboratorio experimental de creación de contenidos convergentes y multiformatos que apuesta por procesos de formación creativos, colaborativos y alternativos realizados entre estudiantes y profesores de la Tadeo en asociación con instituciones públicas y privadas.

1 comentario

  • Diana y Nicolás, los felicito por ese gran reportaje que lograron con el tema del Alzheimer y me alegra haber contribuido con un granito de arena con las vivencias de mi padre y así haber llegado a un excelente resultado.

Escribir un comentario